lunes, 16 de febrero de 2009

Las rutas de peregrinación y las ciudades

Las peregrinaciones cristianas facilitaron el contacto con Europa. Santiago de Compostela fue, junto con Roma y Jerusalén, uno de los objetivos de los peregrinos. A lo largo de la ruta jacobea se establecieron artesanos y mercaderes, la mayoría extranjeros, y surgieron los burgos (Logroño, León, Burgos, Santiago). En estas ciudades vivían caballeros, eclesiásticos, agricultores y artesanos. El grupo dominante era el de los caballeros patricios.
Desde mediados del siglo XI se construyeron numerosos edificios (catedrales, monasterios, castillos...), la mayoría de ellos religiosos. En los siglos XI y XII predominó el estilo románico, que fue extendido a lo largo de la ruta jacobea por los monjes cluniacenses. Se trataba de un arte monástico, rural y señorial.
En el siglo XIII triunfó el estilo gótico, más rico y estilizado, que testimoniaba la pujanza de núcleos urbanos como Burgos, Toledo y León.
Paralelamente, en Castilla surgió una arquitectura popular que combinaba la piedra con otros materiales más pobres de la tradición musulmana (mampostería y ladrillo): el románico-mudéjar y el gótico-mudéjar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada